Guía de supervivencia para profesionales de lo efímero. Parte I.

Perfiles y competencias profesionales de los gestores de equipamientos escénicos (extracto de la ponencia de Pepe Zapata, socio y consultor de Teknecultura en Mercartes. Valladolid, 7 de noviembre de 2014)

 

Somos conscientes del contexto socioeconómico que nos rodea, de la escasez de recursos disponibles, de la necesidad de readaptar constantemente nuestras organizaciones a un nuevo paradigma de gestión donde la premisa máxima es el cambio constante. Seamos conscientes de que…

 

  • Vivimos en un mundo globalmente hiperconectado. Las distancias se han acortado y las posibilidades de comunicación han crecido exponencialmente. La diversidad y la adaptabilidad al contexto está en el centro neurálgico de todas las organizaciones.
  • Compartimos en una sociedad digital. Los datos y la información nos ofrecen la posibilidad y habilidad de interpretar la realidad como nunca hasta ahora.
  • Estamos rodeados de máquinas y sistemas cada vez más inteligentes. La tecnología puede ayudar a aumentar y ampliar nuestras propias capacidades.
  • Asistimos a una ecología de los nuevos medios de comunicación, lo que comporta un nuevo aprendizaje comunicacional, una realfabetización en la que la visualización de la información constituye la nueva lengua vernácula.
  • Nos abocamos a una sociedad de extrema longevidad. Cada vez vivimos más y mejor. Y la pirámide demográfica que se nos avecina conformará nuevos contextos sociales y de trabajo.
  • Trabajamos en organizaciones red, en las que las herramientas de comunicación social están posibilitando un ámbito de actuación cada vez más global, así como nuevas formas de producción y de creación de valor.

Dicho lo cual, allá van algunas agrupaciones de perfiles y competencias profesionales, así como algunos factores actitudinales, deseables en toda estructura de gestión:

 

A. A nivel estratégico

B. En relación con los públicos

C. Respecto de la sociedad digital

D. Sobre metodología de trabajo

E. Y algunos “imperdibles” para rematar

 

Comparto un consejo que me dio mi abuelo cuando me iba de viaje: “Pepe, ten cuidado por esos mundos de Dios, y lleva siempre en el bolsillo una navaja suiza de esas. Nunca sabes cuándo la vas a necesitar.” Pues eso, llevemos bien a mano una navaja multiusos; no sé si navaja suiza, pero multiusos, seguro. Y que incluya el máximo de funcionalidades:

  • Navaja –propiamente dicha– para adquirir seguridad, para saber que si vienen mal dadas ahí tenemos una aliada, y –por supuesto– para rajar [¡cuánto nos gusta!].
  • Destornillador para apretar o aflojar en cualquier negociación, para tensar y destensar cuando la ocasión lo requiera, y para fijar estrategias y objetivos.
  • Palanca para ayudar a proyectar y relanzar ideas y proyectos, para abrir puertas cuando sea necesario.
  • Tijera para cortar por lo sano [que de recortar ya se encargan otros].
  • Abrelatas para vencer todo tipo de trabas y –valga la redundancia– para dar la lata, dar mucho la lata, para persistir, perseverar y convencer.
  • Lima para suavizar todo tipo de asperezas.
  • Y sacacorchos para dar vueltas y más vueltas a nuestras ideas, para sacudir la “generación tapón” –gestores y trabajadores de la cultura que llevan décadas trabajando de la misma manera, con la misma inercia– y, por supuesto, para descorchar de vez en cuando una buena botella para celebrar –a poder ser con nuestros públicos– la suerte de trabajar en artes escénicas.

 

Artista invitado:

Super, Superman, Miguel Bosé

 

Entrades relacionades