Fidelizar la comunidad

La mayor parte de los clientes de una temporada no volverán a la siguiente. La rotación de usuarios de un proyecto cultural es alta, a menudo más alta de lo que nos imaginamos. Reducir esta rotación, aumentar el porcentaje de clientes que vuelven a ser usuarios del proyecto y hacer que aumenten su frecuencia es la inversión de marketing más eficiente que podemos hacer.

El coste de retener un usuario es mucho menor que el que supone captar uno de nuevo. Del usuario conocido sabemos muchas cosas (por la vía de su registro y de su consumo); la más importante es que el relato le resulta interesante en alguna medida.

Análisis de la fidelización

Partimos de los datos de los sistemas de venta de entradas y de las plataformas de email marketing. Calculamos las tasas de retención y de fidelización siguiendo metodologías propias, analizamos los factores que más les afectan, las acciones que han sido más efectivas.

Segmentos de fidelidad

Segmentamos la audiencia por su fidelidad, en función de su probabilidad de retorno, para poder comparar la evolución de nuestros segmentos fieles y extraer conclusiones útiles para el futuro. Segmentaciones cuantitativas y fácilmente aplicables en el día a día, adaptables al volumen y complejidad de la comunidad del proyecto.

Plan de fidelización

Mejorar las métricas de fidelización necesita de una estrategia de contenidos, precios, comunicación y programación alineadas con este objetivo. El conocimiento que el análisis nos aporta nos permite priorizar acciones, el seguimiento de los resultados nos permite optimizarlos.

El resultado es una comunidad más vinculada al proyecto, que hace un uso más intenso y frecuente, una menor dependencia de la captación y por tanto una mayor estabilidad global del proyecto.

Plan de públicos

Si a la fidelización sumamos la captación tenemos un plan de desarrollo integral de públicos. Una estrategia de contenidos segmentada en base a la fidelización.