Tomar decisiones en base a datos

No hace muchos años los proyectos culturales no disponían de los datos de sus clientes y ventas, apenas conocían al núcleo más habitual, no podían saber con certeza si sus comunicaciones llegaban a su destino y tenían el efecto esperado.

La digitalización, entre sus múltiples impactos, ha revolucionado esta realidad. Ahora los datos existen y son accesibles para proyectos de cualquier dimensión.

Si tenemos datos, si hemos invertido recursos y tiempo en obtenerlos, es necesario explotarlos para obtener de ellos conocimiento y valor.

Depuración de bases de datos

Es posible que si los datos han crecido de forma orgánica, sin orden o planificación previa, estos datos presenten duplicados, errores o carencias. Evaluemos las diferentes fuentes y analicemos su cantidad y calidad; cribemos y estructuremos los datos para que puedan ser accesibles y útiles.

Análisis transaccional, relacional y de contenidos

Partiendo de datos estructurados que no han sido analizados nunca, datos de ventas, datos de clientes, datos acumulados de los resultados de los contenidos, analizamos y representamos gráficamente los datos disponibles para convertirlos en una “fotografía” que nos ayude a construir conocimiento.

Estrategia analítica

Para proyectos que están en proceso de digitalización, al principio, podemos empezar por la base. Y en el principio no hay datos, hay preguntas. Son les preguntas les que nos llevarán a los datos y al tratamiento y explotación que necesitamos.

Desde una planificación estratégica, no serán los datos o la tecnología el motor del análisis sino el conocimiento a adquirir para mejorar.