¿Podemos conocer a todo el público?

Puntuales al final de temporada (como venimos haciendo en las últimas 4), los gestores de Atrium Viladecans y TekneCultura nos reunimos a mediados de julio para digerir conjuntamente un análisis de las métricas clave, evaluar qué acciones han producido los efectos esperados y cuáles no, aprender y definir nuevos objetivos y retos.

En este artículo queremos destacar un dato en particular, un dato de récord: La última temporada 2016-2017, Atrium ha podido identificar el 99 % de sus ventas.

¡El 99 %! Sólo hay un 1 % de las entradas vendidas que no sabemos a qué usuario corresponden, que son anónimas. Es decir, es posible identificar prácticamente la totalidad de las ventas de un equipamiento que en su programación estable convoca cerca de 20.000 espectadores (33.560 entradas en total)*. Y no es fácil porque el 52 % de las ventas son a través de web, pero un 48 % de ventas se hacen en taquilla (también es el primer año en la historia del Atrium en que las ventas web son mayoría). Prevemos que este porcentaje de venta on line continuará creciendo y ya estamos trabajando en cambios en la web con este objetivo.

Las claves de este éxito son diversas

En primer lugar una alineación de toda la organización, desde las personas que nos reciben en taquilla y acomodación a las que trabajan entre bambalinas o desde la oficina. Todo el equipo está orientado al usuario y le quiere conocer.

En este sentido, trabajar los análisis de forma transversal a través de toda la organización ha sido clave. En la presentación comentada estábamos no sólo con el equipo de dirección o responsables de comunicación, también estaba, por ejemplo, el responsable técnico. Todo el mundo dentro de la organización ha visto datos que le son útiles, todo el mundo ha visto el valor que aportan los datos y lo importante que es recogerlos, cuidarlos y analizarlos.

Desde esta conciencia, las personas en la primera línea -en taquilla- han hecho un trabajo extraordinario y confirman que, explicando la utilidad de los datos, ya sean para comunicaciones posteriores, para enviar ofertas personalizadas o para servir mejor al público desde el conocimiento, los públicos tienen pocos problemas para dejar su nombre, el código postal y el correo electrónico si lo tienen.

Con los datos tenemos la posibilidad de comunicarnos con los usuarios, si estos aceptan recibir información, claro. Y ese es el caso del 81% de los clientes de la temporada en Atrium Viladecans (otro buen dato).

Es decir, el equipamiento inicia ahora nueva temporada y puede comunicarlo a más de 5.500 clientes que “representan” más de 16.000 personas potencialmente interesadas, sólo de la última temporada.
Ahora ya lo sabemos: se puede llegar a conocer a TODO el público de un equipamiento cultural.

*Por cierto que, a menudo, los proyectos culturales cuando hacen balance de temporada o de edición de festival, dan su cifra de entradas y la consideran de espectadores obviando que no son lo mismo y que una cifra es mayor que la otra pues algunos de los espectadores repiten y compran más de una entrada. Si queremos saber cuántas personas han asistido a un festival tendremos que hacer un cálculo aproximado teniendo en cuenta las entradas, los clientes y el % de entradas anónimas, tal como hemos hecho en el caso de Atrium.

Entrades relacionades