Hemos encontrado la clave del éxito

Si comparamos algunos de los mejores proyectos culturales próximos y de todo el mundo, encontraremos un eje común a todos ellos.

La fórmula del éxito: Éxito = Misión + Contenidos + Evaluación

Misión clara

La misión entendida como nuestra razón de ser. El por qué hacemos lo que hacemos; por qué es necesario nuestro proyecto para su comunidad y para justificar nuestros esfuerzos y el de todos nuestros cómplices.

Es decir: no un brindis al sol, no una frase vacía, no un anglicismo cool, no un texto que nadie entiende o todo el mundo entiende de forma diferente, no un deseo políticamente correcto.

Una gran idea, una idea motivadora pero real y realista, alcanzable. Ambiciosa pero no presuntuosa.

Un motivo que nos identifica, que habla de nosotros, que nos une y reúne en nuestra comunidad y que, lógicamente, nos ayudará a comunicarnos.

Estrategia de contenidos

¡Por vuestros actos os conocerán! No será por la misión, sino por los contenidos.

La mejor misión no es nada, si no se traslada en forma de contenido a compartir con los interesados ​​por lo mismo que nosotros (la misión).

Desconectar misión y contenidos es más fácil de lo que parece a priori. Pensar en grande es gratis, producir contenidos ya no. Debemos saber traducir la gran idea en acciones… pequeñas, posibles dentro del marco de la realidad. Y si funcionan, reiterar.

Se necesita también valentía. No dejarse llevar por la tiranía del día a día, asumir riesgos si queremos cambios. Por ejemplo: Programar para público joven para llegar a público joven.

Cambiar el mensaje será condición necesaria pero no suficiente. La mayor parte de las veces, no por hablar más alto nos escuchará más gente. Probablemente será más eficaz cambiar lo que decimos o los canales a través de los que buscamos establecer conversación.

Y si no somos capaces; si no se dan las condiciones para desarrollar la estrategia que necesitamos, entonces puede que la misión sea incorrecta y debemos ajustarla.

Evaluación continua

Después de la misión perfecta y la más pulcra estrategia saldremos a la calle y la realidad nos dará su opinión. Debemos escucharla y decidir si seguimos en la misma dirección o si pivotamos en ese punto para avanzar de alguna manera. Adaptar la estrategia.

La realidad nos habla con datos y en el momento de hacer la evaluación. Evaluación continua, de cada acción, de cada contenido y a partir de objetivos (que también deben estar definidos con datos, ser s.m.a.r.t.)

 

Nada nuevo. Para llegar a algún lugar hay que tener presente desde donde salimos, estar convencidos de nuestro destino, avanzar por el camino más plausible en la dirección correcta. Llevar brújula y mapa y asumir que aparecerán obstáculos que tendremos que evitar.

Lo más difícil: la coherencia y consistencia de la ecuación. Nada falla cuando los tres factores se alinean, el proyecto consolida una comunidad a su alrededor.

El pasado 19 de abril de 2018 en la jornada PÚBLICS NON-STOP. El públic 360 graus, organizada por la Àrea de públics y el Servei de Desenvolupament Empresarial (SDE) del ICEC, pudimos escuchar de primera mano dos buenos ejemplos: la librería Nollegiu y el Roundhouse. Dos proyectos muy diferentes pero que tienen clara su misión; programan y desarrollan contenidos consistentes, evalúan y –si es necesario– se adaptan. No os perdáis las presentaciones, las encontraréis en vídeo en el canal del SDE.

Entrades relacionades